UA-183085770-1

Cuidados durante el embarazo

Información para un buen cuidado durante el embarazo

Desde el momento en que sabes que una vida crece dentro de ti es muy importante saber en qué has de ser prudente y qué medidas tomar durante el embarazo. Los cuidados en el embarazo, incluso antes(cuando es un embarazo buscado), durante y después de haber parido son importantes para así  ayudar a tu bebé a crecer y desarrollarse, y a manteneros a los dos saludables. 

Por desgracia, hay algunos contratiempos que pueden surgir durante la gestación y qué mejor manera de prevenirlos o saber cómo actuar, que teniendo información sobre ello.  

En este post hablaremos del cuidado prenatal y de las pruebas médicas durante el embarazo para asegurar una buena salud tanto para ti como para tu bebé.

 

Cuidado prenatal

En los cuidados durante el embarazo, lo primero en el instante de confirmar el «positivo» con un test o analítica de sangre, es ponerte en contacto con tu médico de cabecera para que te de las pautas a seguir durante los próximos meses.  Ya que hay una serie de exámenes médicos para ir confirmando que tu bebé se encuentra en condiciones óptimas de salud para nacer.

Tu médico te derivará a un ginecólogo y un/a matrona, normalmente, de la seguridad social, que irán llevando a cabo periódicamente  todas las pruebas necesarias.  También puedes hacerlo por asistencia sanitaria privada si cuentas con un seguro médico privado. Aunque por mi propia experiencia, es hasta aconsejable tener dos opiniones: Médicos de la seguridad social y poder contrastar opiniones con ginecólogo privado. En mi caso, con los dos embarazos, yo iba alternando las dos cosas.   

Otra cosa que es importante que hagas incluso desde el momento en que busques un embarazo es tomar ácido fólico.  Te lo recomendará un ginecólogo y te dirá cuánto tienes que tomar. Lo normal es  un suplemento con al menos 400 microgramos (0.4 mg) de ácido fólico todos los días. El ácido fólico reducirá el riesgo de ciertos defectos congénitos. 

Exámenes durante el primer trimestre

El primer trimestre va desde la concepción hasta la  semana 14 del embarazo. Actualmente se habla acerca del embarazo expresándose en semanas.  

La primera consulta, generalmente se programa poco después de saber que estás embarazada y consiste en lo siguiente:

  • Analítica de sangre
  • Examen pélvico completo
  • Citología vaginal y cultivos para buscar infecciones o problemas

El médico o enfermera obstétrica auscultará los latidos cardíacos de su bebé, pero es probable que no los escuche. Ya que casi siempre, los latidos del corazón empiezan a escucharse o verse en ultrasonido a partir de la semana 6 o 7.

También en la primera consulta el médico le hará preguntas  sobre:

  • Su salud general
  • Cualquier problema de salud que tenga
  • Embarazos previos
  • Medicamentos, hierbas o vitaminas que tome
  • Si hace ejercicio o no
  • Si fuma o bebe alcohol
  • Si usted o su pareja tienen trastornos genéticos o problemas de salud hereditarios
Un tema también importante sobre el que te aconsejará es la alimentación.  Por el hecho de que al estar embarazada hay alimentos que no están recomendados.  Aquí encontrarás más información sobre los cuidados del primer trimestre.
Exámenes durante el segundo trimestre

El segundo trimestre alcanza desde la semana 14 hasta la 28. Los posibles síntomas como vómitos, mareos, náuseas, etc, normalmente se reducen y te encontrarás con mayor energía que al principio del embarazo.

En este trimestre se suelen realizar pruebas de glucosa,  pruebas de sangre, de ADN, Ecocardiografía fetal para revisar el corazón del bebé, entre estas otras.

Exámenes durante el tercer trimestre
El tercer y último trimestre de embarazo comprende entre la semana 28 hasta la 40.  Ya estás en la recta final. Suele volver el cansancio y la fatiga. Como norma general cuentas con menos energía que te hará sentir la necesidad de reducir las actividades cotidianas y la carga de trabajo. Así como la necesidad de descansar más durante el día. 

La acidez gástrica y el lumbago son también Síntomas comunes en esta etapa. La digestión se vuelve lenta y esto puede causar acidez gástrica y estreñimiento. Además, el peso extra que está cargando ejerce presión sobre los músculos y las articulaciones.

En la última fase del embarazo, a parte de las revisiones rutinarias para pesarle, medir si su bebé está creciendo bien, revisar la presión arterial, también le tomarán muestras de orina para buscar proteína  en caso de tener la tensión alta. 

Por otro lado, tomarán una muestra  para verificar si hay infección por estreptococos del grupo B en el perineo.  

Aquí tienes toda la información acerca de los exámenes del tercer trimestre

Cuándo llamar al médico

Si notas alguno de los siguientes síntomas durante el embarazo es conveniente llamar al doctor o acudir a urgencias por si hubiera un problema.  Vale más pecar de ingenua que lamentar un mal mayor. 

  • Tiene muchas náuseas y vómitos.
  •  Sangrado vaginal o cólicos fuertes o que no desaparecen.
  • Mayor flujo vaginal o con olor.
  • Fiebre, escalofríos o dolor al orinar.
  • Tiene alguna pregunta o inquietud respecto a su salud o al embarazo.
  • Tiene cualquier tipo de síntomas que no sean normales.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Cambios o puntos ciegos en su visión.
  • Rompe fuente de aguas
  • Comienza a tener contracciones regulares y dolorosas.
  • Nota una disminución en el movimiento fetal.
  • Tiene hinchazón significativa y aumento de peso.
  • Tiene dolor de pecho o dificultad respiratoria.

Cuidados durante el embrazo. Listeria en el embarazo ¿Qué es?

La infección por listeria es una enfermedad bacteriana transmitida por según qué alimentos que puede ser muy grave para las mujeres embarazadas, las personas mayores de 65 años y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. La causa más común es la ingesta de fiambres inadecuadamente procesados y productos lácteos no pasteurizados.

 

En raras ocasiones se enferman las personas sanas por dicha infección. No obstante, puede ser mortal para los bebés por nacer, los recién nacidos y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. El tratamiento rápido con antibióticos puede ayudar a controlar los efectos de la infección por listeria. 

La listeria puede sobrevivir a la refrigeración e incluso a la congelación. Por lo tanto, aunque sean fiambres previamente congelados no debes fiarte. 

Entonces, qué productos debes evitar comer:

  • Vegetales crudos que no estén previamente lavados con abundante agua o legía alimentaria.
  • Carne contaminada (carne cruda o poco hecha)
  • Leche no pasteurizada o alimentos hechos con leche no pasteurizada
  • Algunos alimentos procesados como quesos blandos, perritos calientes y fiambres que han sido contaminados después del procesamiento.
  • Mariscos ahumados
SINTOMAS EN EN EMBARAZO O RECIÉN NACIDOS

Durante el embarazo, es probable que la infección por listeria solo ocasione signos y síntomas leves para la madre. Pero las consecuencias para el bebé, por el contrario, pueden ser devastadoras: el bebé puede morir en el útero o tener una infección mortal a los pocos días de nacer.

Los signos y síntomas de  de listeria en un recién nacido pueden ser sutiles, pero pueden incluir:

  • Poco apetito
  • Irritabilidad
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Dificultad para respirar
COMO SE PUEDE PREVENIR:
  • Mantener los objetos limpios. Lávarse muy bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular o preparar alimentos. Después de cocinar, usar agua caliente y jabón para lavar los utensilios, las tablas para cortar y otras superficies de preparación de alimentos.
  • Fregar los vegetales crudos. Limpiar los vegetales crudos con un cepillo de fregar o con un cepillo específico para vegetales bajo mucha agua corriente o legía alimentaria.
  • Cocinar muy bien los alimentos. Usar un termómetro de cocina para asegurarte de que los platos de carne, aves y huevos se cocinen a una temperatura segura.

Cuidados durante el embarazo. El embarazo y las emociones

El embarazo es como una explosión y un torrente de emociones. Puedes pasar de un estado de ánimo de euforia, felicidad, éxtasis, etc. a miedo, dudas, angustia, en un segundo. Tus hormonas están totalmente revolucionadas. Pueden aflorar sentimientos contradictorios. Todo esto es completamente normal. Incluso si has tenido más de un embarazo. Ya que no hay ninguno igual. En mi caso, estuve más pletórica en el primero que en este. En este he experimentado más miedo, más inseguridad, más baja autoestima. En definitiva, no lo he disfrutado tanto. 

¿QUÉ ES LO IMPORTANTE?

Lo importante es que te apoyes en tu pareja, que habléis de lo que os da miedo o inseguridad. De cómo queréis que sea  el postparto. Hacer equipo porque vuestro bebé va a necesitar todo de vosotros y tenéis que ser una piña. 

Haz cosas que te hagan sentir bien: yoga, caminar, meditar.  Intenta dormir, aunque en el tercer trimestre a veces es casi misión imposible. A mi me ha dado un poco de insomnio y mucha, mucha acidez estomacal. Lo de acidez se suele arreglar con un Almax. Aunque comer zanahorias y manzanas también ayuda. Doy fe. 

Sobre todo, si experimentas emociones negativas, exprésalas. No te las quedes dentro porque esto puede afectar al estado emocional de tu bebé. Todo lo que tú experimentas desde el embarazo hasta cierta edad, lo transmites de forma inconsciente  a tu bebé. 

Disfrutad del embarazo. Todo saldrá bien. 

Ejercicio en el embarazo